CÓMO ENCONTRAR LA UBICACIÓN IDEAL PARA ABRIR UN NEGOCIO

15.01.2019

- Las 13 variables que intervienen en esta crucial decisión -

Por Alfonso Acebal

Buscar la localización para la apertura de un nuevo negocio es factor clave en la estrategia de expansión de cualquier marca. Por lo mismo, no es tarea fácil, ya que son muchos los aspectos a valorar cuando se abre un nuevo punto de venta.

Una ubicación estratégica es el primer acierto en una larga cadena de decisiones de marketing que marcarán nuestro destino comercial, pero ¿cómo encontrar la ubicación ideal para abrir nuestro negocio?

Para responder esta interrogante, lo primero es tener claro el público al cual nos dirigimos: ¿qué tipo de consumidor compra nuestro producto? Poniéndolo en términos de marketing, ¿cuál es nuestro Buyer Persona?

De acuerdo al perfil de nuestro consumidor, debemos analizar a profundidad en qué ciudad y en qué zona de esa ciudad nos conviene abrir un negocio. Es fundamental tener un conocimiento amplio de la competencia, ya que ésta influye determinantemente en la elección de la ubicación. Cuando hayamos identificado la zona ideal, lo mejor es conocerla físicamente, pasear por ella, recorrer con atención sus calles y avenidas para localizar el mejor punto de venta. El mejor, claro está, para nuestro tipo de negocio.

Vale la pena tomarse el tiempo necesario para evaluar la zona detenidamente, en diferentes horarios y en distintos días de la semana. Sobre todo en los horarios en que nuestro negocio deberá operar a su máxima capacidad. Un local puede ser excelente para montar una cafetería, pero resultar inapropiado para una tienda de moda o un bar de copas. Todos los barrios comerciales tienen sus horas pico y, por contraste, sus horas bajas o de menor demanda. Asimismo, hay zonas muy animadas y concurridas en días hábiles que se convierten en un pueblo fantasma los fines de semana, o viceversa.

Ya se ve que no es tarea fácil encontrar un local que cumpla con las exigencias de nuestro negocio. Para no equivocarnos, debemos ponderar cuidadosamente las 13 variables que intervienen en esta crucial decisión:

1.- Que la zona elegida corresponda al nivel socio-económico de nuestros clientes actuales y/o clientes potenciales.

2.- Que el local se encuentre en la calle o centro comercial idóneo para llegar a nuestro público objetivo.

3.- Que el local esté en la acera correcta, en la esquina correcta. En un lugar donde pase mucha gente. Así podremos estudiar el tránsito de peatones para identificar los flujos de clientes potenciales.

4.- Que sea una zona con gran actividad comercial, una zona caliente de compra.

5.- Que dicha actividad comercial vaya de acuerdo al giro de nuestro negocio.

6.- Que los comercios de la zona proporcionen un marco adecuado a nuestro negocio. Situarse junto a firmas de prestigio comunica una imagen de éxito. El público percibirá nuestra marca, producto o servicio con la misma calidad.

7.- Examinar si los comercios vecinos representan nuestra competencia directa o indirecta. Ésta última se refiere a quienes satisfacen las mismas necesidades que nosotros, pero con productos diferentes.

8.- Evaluar si las condiciones de nuestro producto o servicio podrían ser una opción para el público de la zona, y cuáles son las posibilidades reales de llegar a constituirnos como una mejor oferta.

9.- Valorar si debemos alejarnos físicamente de la competencia o tenemos la posibilidad de competir en igualdad de condiciones para pelear un lugar en el mercado. Suele favorecer situarse entre negocios del mismo giro, ya que esto atrae al público que busca consumir dicho producto o servicio. Una estrategia altamente recomendable si somos nuevos en el mercado y nuestra marca todavía no cuenta con una base de clientes propios.

10.- Ponderar si es conveniente atraer al mismo público que capta la competencia indirecta o es mejor orientarse a un público alternativo.

11.- Considerar si el entorno comercial sirve de apoyo a nuestra marca por estar dentro del mismo sector de consumo o por compatibilidad de giro. Restaurantes, bares y cafeterías van de la mano con librerías, cines y teatros, por ejemplo.

12.- Que las ventajas comerciales de la zona estén en concordancia con los costos por m2. Esto es una regla del mercado, pero no siempre los altos costos van en relación con las mayores ventajas.

13.- Sobre todo lo anterior, lo más importante es que el local se encuentre en un entorno con gran afluencia del público que deseamos atraer. La clave es ubicarse en un lugar muy transitado. Cuanto más transitado mejor. Cualquiera sabe que las ventas dependen en gran medida del número de personas que circulan frente a nuestro negocio. De ahí que este factor determine el precio por m2 de un local.